Encendido de Velas

Sábado 25/11
Vayeitzei

  • Montevideo: 20:21 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
2 de agosto de 2012

Entrevista a Mauricio Bergstein

Por Janet Rudman

Viajero por vocación y hábil cronista de sus aventuras, Mauricio Bergstein (Montevideo, 1961) es pionero en un género escasamente cultivado en el Uruguay: la literatura de viajes. Sus libros son mucho más que crónicas: el asombro de su mirada sumado a una curiosidad insaciable y sobre todo una disposición abierta frente a lo desconocido. En Páginas de arena (Trilce, 2000), premiado en el Concurso Nacional de Literatura, el autor narra la travesía del desierto del Sahara arriba de un camión que lo llevó desde Nigeria hasta Marruecos. La fiesta de los dioses (Trilce, 2011) rememora su pasaje por India, Nepal e Indonesia mientras que La soledad del mercenario (Trilce, 2003) cuenta su estadía en Inglaterra y el salto al África Negra: Zimbabwe, Botswana, el delta del Okavango y Malawi.

“Adiós Niassa” rememora la odisea de tres viajeros –dos uruguayos y un portugués- embarcados hacia la remota reserva de Niassa, olvidada durante el conflicto bélico que arrasó a Mozambique y hoy custodiada por catorce mil elefantes.

Con motivo de la presentación de este libro "Adiós Nassia" que se realizará el 8 de agosto a las 19 horas en el Colegio Alemán, Gabriel Pereira 2784 Jai entrevista a Mauricio Bergstein.

Nos gustaría que nos contaras de tus primeras experiencias escribiendo.

Lo que me viene a la memoria son las crónicas de los campamentos de la Hanoar y los de Macabi. Buscaba un ratito para escribir y disimulaba. No queria q me viesen hacerlo, ya no recuerdo por qué. Una especie de diario, supongo que muy basico pero con la idea de transmitirme a mi mismo algo que valiese la pena. Me pregunto dónde habran quedado esos cuadernos, eran de papel-carta.

¿Qué influencias tuvo tu entorno familiar respecto a tu dedicación a los relatos de viajeros?

El entorno siempre fue decisivo. En 1969, cuando tenia 7 años, mis padres se fueron de viaje por 3 meses. Cuando volvieron lo hicieron llenos de historias fantásticas sobre lo que había pasado al otro lado del océano, locos de la vida. Entonces el niño que yo era pensaba: "claro, la felicidad está en otra parte". Supongo que esa vivencia tuvo mucha incidencia, tanto para irme como para escribir.

¿Cómo influye en tu desarrollo como escritor el hecho de ser el hijo de Nahum Bergstein Z L”?

Mi papá publicó varios libros y decenas de artículos. Escribió toda su vida. Hace poco me encontre con su discurso de Bar Mitzvah, escrito en idisch, sobre una hoja Tabaré. Emocionante. Cuando yo era chico observaba su dedicación en cuerpo y alma a aquello que estuviera escribiendo. Se iba del mundo para meterse en otro mundo. Y el niño que yo era debía seguramente de preguntarse que estaría escribiendo.

¿Alguna vez pensaste que lo que escribías iba a ser publicado?

Si. Me parecía y me parece -puedo estar equivocado- que tenía algo para decir, para transmitir y compartir con otros. No se si tiene algún valor pero siempre tuve en mente al otro, al que pudiera leer lo que escribía y cual seria el "dialogo" con ese lector imaginario.

¿Te hubiera gustado dedicarte exclusivamente a la escritura?

Si, me hubiese encantado. Aunque me consta que hay dias en los que sentís que no tenes nada para decir.

¿Cómo combinas tu tarea profesional como Economista y tu amor por la escritura?

Cuando aparece el hueco te zambullis. A veces no aparece... El primer borrador de "Adios Niassa" data de varios años, el libro está saliendo estos dias, pasan los años y la cosa se te escapa...

¿En qué se diferencia además del cambio de escenario “Adiós Niassa – Trece días a través de Mozambique” de tus otros libros?

En Mozambique (Adios Niassa) viajé con dos amigos mientras que al Sahara había ido solo. Viajar acompañado es más divertido y estás más protegido. No estás obligado a tender puentes con el nuevo mundo que te rodea porque tus amigos forman una especie de cerco autosuficiente. Pero las experiencias son otras. En cambio, con mis dos amigos contaba con 6 ojos y otras tantas perspectivas sobre lo que veíamos o estaba pasando, no solamente la tuya.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay