Encendido de Velas

Sábado 25/11
Vayeitzei

  • Montevideo: 20:21 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
13 de noviembre de 2017

ASENAT BARZANI, LA PRIMERA GRAN RABINA CURDA 12 NOV, 2017

La foto publicada en este artículo corresponde a una muchacha judía del Curdistán de nombre desconocido, probablemente éste podrá ser un rostro y atuendo parecido al de Asenat Barzani Nacida en 1590 en el Curdistán, sus escritos demuestran un gran dominio del hebreo, la Torá, el Talmud, el Midrash y la Cabalá, así como el importante papel de lideresa comunitaria para los judíos curdos.

Barzani era la hija del rabino Samuel ben Nethanel HaLevi Barzani, un erudito rabínico en Curdistán, cuya autoridad
en la materia era destacadísima a lo largo de la zona, aunque no tenía una posición oficial. Había fundado varias yeshivot y era jefe de la yeshivá en Mosul. Vivió en una gran pobreza y fue considerado como un santo. No tenía hijos, así fue el maestro principal de su hija. Un maestro de Cabalá, se dice que le enseñó a su hija los secretos de esta, tradición nada arraigada aún hoy entre mizrajíes. Barzani adoraba a su padre, y lo consideraba un Rey de Israel. En una carta, ella describió su educación:

“Nunca salí de la entrada de mi casa; Era como ser una princesa de Israel … Crecí en el regazo de los estudiosos, anclado a mi padre, de bendita memoria. Nunca me enseñaron ningún trabajo sino el estudio sagrado”.

Barzani estaba casada con uno de los mejores estudiantes y sobrino de su padre, el rabino Jacob Mizrahi, quien le prometió a su padre que Asenat no haría ningún trabajo doméstico y que podría pasar su tiempo como especialista en Torá. Después de la muerte de su padre, su esposo se convirtió en jefe de la yeshivá en Mosul. Estaba tan involucrado en sus estudios que ella esencialmente les enseñó a los estudiantes de la yeshivá y les proporcionó entrenamiento rabínico. Después de la muerte de su marido, el liderazgo de la yeshivá pasó a ella naturalmente, y finalmente se hizo conocida como la principal maestra de la Torá en el Curdistán. Como ni su padre ni su esposo habían tenido éxito en la recaudación de fondos, la yeshivá siempre tuvo dificultades financieras, y Barzani escribió una serie de cartas solicitando fondos en las que describía su situación difícil y la de sus hijos. Su casa y sus pertenencias habían sido confiscadas por el gobierno local, acreedor de los impuestos no pagados, incluidos sus libros, pero sentía que, como mujer, era inapropiado que viajara en busca de apoyo financiero.

Barzani escribió:

“Y él mi padre hizo que mi marido jurara que no me haría realizar un trabajo, e hizo lo que le había ordenado. Desde el principio, el rabino Mizrahi estaba ocupado con sus estudios y no tenía tiempo para enseñar a los alumnos; pero les enseñé en su lugar, fui una ayuda idónea para él … suplicando apoyo por el bien de mi Padre … y del Rabino … para que su Torá y sus nombres no sean reducidos a nada en estas comunidades; porque soy yo el maestro de la Torá … “7

A pesar de los problemas financieros, dirigió con éxito la yeshivá, que continuó produciendo eruditos serios, incluido su hijo, a quien envió a Bagdad, donde continuó la dinastía de eruditos rabínicos. Sus pocos escritos existentes demuestran un completo dominio del hebreo, la Torá, el Talmud, el Midrash, así como la Cabalá, y sus cartas no son solo eruditas, sino también líricas. Después de su muerte, muchos judíos hicieron peregrinajes a su tumba en Amadiá en el norte de Iraq, donde también enterraron a su padre.

Murió en 1670 a la edad de 80 años.

Fuente: enlacejudio.com


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay